Los beneficios para la salud al tejer

Los beneficios para la salud al tejer

Hace 15 años, Fui invitada a unirme a un grupo de tejido. Mi respuesta fue insegura — “¿Cuando empezaría con esto?” — me dijeron nuevamente  “los lunes por la tarde a las 4”, en la casa de una amiga, a no más de tres minutos caminando de la mía.  Acepté darle una oportunidad a su invitación. 

Mi madre me enseñó a tejer a los 15 años de edad, y tejí en las clases a lo largo de todos mis años de estancia en la universidad y todavía algunos años después de eso. Después pasaron décadas sin que yo tocara una aguja de tejer. Pero al estar dentro del grupo por dos lunes, me enganché nuevamente, no sólo en el tejido de punto sino también en crochet, y estaba en camino a convertirme en una tejedora altamente productiva.

He hecho innumerables cobijas, cobijitas para bebé, suéteres, chalecos, chales, bufandas, gorros, guantes, gorritos para recién nacidos y colchas. Yo llevo mis artículos de tejido conmigo a todas partes, sobre todo cuando tengo que quedarme quieta y escuchar. Como lo descubrí en la universidad, cuando mis manos están ocupadas, mi mente se mantiene enfocada en el aquí y ahora.

También, parece, que soy parte de un resurgimiento nacional de interés en la aguja y otras actividades manuales, y no sólo entre viejas abuelitas como yo. El Consejo de Manualidades de Estambre  (Craft Yarn Council) informa que un tercio de las mujeres entre las edades de 25 a 35 años, ahora tejen con aguja o tejen con gancho. Incluso los hombres y los niños en edad escolar están aumentando, entre ellos los tres nietos de mi amiga, de 6, 7 y 9 años de edad.

Jane E. Brody con una cobija que ella creo.

En abril pasado, el consejo creó una campaña llamada "Una Puntada y fuera al Estrés" en honor al Dr. Herbert Benson premio correspondiente al Mes Nacional de Concientización al Estrés, quien es un pionero en la medicina cuerpo/alma y autor del libro  "La Respuesta a la Relajación", y quien dice que la acción repetitiva del trabajo de tejido puede inducir a un estado de relajación, como el asociado con la meditación y el yoga. Una vez que se está más allá de la curva de aprendizaje inicial, tejer con aguja y el tejer crochet, pueden bajar la frecuencia cardíaca y la presión arterial y reducir los niveles perjudiciales en la sangre de la hormona del estrés llamada cortisol.

 

Pero a diferencia de la meditación, las actividades manuales resultan en productos tangibles y muy a menudo en productos útiles, que pueden mejorar la autoestima. Yo guardo fotos de mis logros particulares en mi celular para estimular el espíritu cuando sea necesario.

Desde la década de los 90’s, el consejo ha encuestado a cientos de miles de tejedores con aguja y tejedores de crochet, quienes en forma rutinaria mencionan  el alivio al estrés  y la satisfacción creativa, como principales beneficios de las actividades de tejido. Entre ellos está el padre de una hija que nació prematuramente, y quien informó que durante las cinco semanas en las que la bebé permaneció en la unidad de cuidados intensivos neonatales, "aprendí cómo tejer gorritos para bebes prematuros  y me dio un sentido de esperanza, durante un tiempo que me sentía muy indefenso”. Es una pasatiempo con el que me he quedado, y continúa para ayudarme a lidiar con el estrés en el trabajo, y me proporciona un sentido del orden en días agitados o complicados y le permite a mi cerebro tener tiempo para resolver problemas."

Un e-mail reciente de la empresa de estambres Red Heart  titulado " Beneficios de Salud al Tejer con Aguja y Tejer en crochet " me impulsó a explorar qué más se conoce  sobre el valor de la salud debido a actividades como tejer. Mi investigación reveló que los beneficios van mucho más allá de substituir al estrés y la ansiedad con la satisfacción de la creación.

Por ejemplo, Karen Zila Hayes, una coach de vida en Toronto, realiza programas de terapia de tejido con aguja, incluyendo el Tejido para Renunciar para ayudar a los fumadores a abandonar el hábito, y el Tejido para Curar, para ayudar a la gente a sobrellevar alguna crisis de salud, como un diagnóstico de cáncer o una enfermedad grave de un miembro de la familia. Las escuelas y prisiones con programas de manualidades informan que tienen un efecto calmante y de mejoramiento en las habilidades y relaciones sociales. Y al tener que seguir con las instrucciones de manualidades más complejas, se pueden mejorar las habilidades matemáticas de los niños.

Algunas personas encuentran que los trabajos manuales les ayudan a controlar su peso. Así como es un reto fumar mientras se está tejiendo, y es porque cuando las dos manos están sujetando las agujas y los ganchos, hay menos bocadillos y se evita comer por aburrimiento.

He encontrado que mi trabajo con estambre, ha ayudado a que mis dedos afectados por la artritis sigan siendo más diestros a medida que envejezco. Una mujer motivada a tratar de tejer con aguja y a tejer en crochet, después de haber desarrollado una enfermedad de autoinmunidad que causa mucho dolor en las manos, informó al Consejo de Manualidades de Estambre, que sus manos son ahora menos rígidas y tienen menos dolor.

Un estudio de 2009 de la Universidad de la Columbia Británica efectuado en 38 mujeres con el trastorno alimenticio de anorexia nerviosa, a las que se les enseñó a tejer encontró que al aprender el arte del tejido, las llevó a mejoras significativas. 74% de las mujeres dijo que la actividad disminuyó sus temores y les impidió seguir quejándose acerca de su problema.

Betsan Corkhill, un coach de bienestar en Bath, Inglaterra y autor del libro "Tejer para la Salud y el Bienestar," estableció un sitio web, Stitchlinks, para explorar el valor de lo que ella llama tejido terapéutico. Entre sus encuestados, el 54% de aquellos que estaban clínicamente deprimidos, dijo que el tejer los hizo sentirse felices o muy felices. En un estudio de 60 personas auto escogidas con dolor crónico, la Sra. Corkhill y sus colegas informaron que el tejer les permitió redirigir su enfoque, reduciendo la percepción del dolor. Ella sugirió que el cerebro puede procesar un tanto de información a la vez, y que las actividades como el tejido y el crochet, hicieron más difícil que el cerebro registrara las señales del dolor. Más resultados de Stitchlinks están disponibles en su página web.

Quizás lo más emocionante es la investigación que sugiere que las actividades manuales como el tejer con aguja y tejer en crochet,  pueden ayudar a evitar una disminución en la función del cerebro asociada con la edad. En un estudio de 2011, los investigadores dirigidos por el Dr. Yonas Geda E., un psiquiatra de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota., entrevistaron una muestra poblacional de 1,321 personas al azar de entre las edades de 70 a 89 años, de los cuales la mayoría de ellos eran cognitivamente normales, acerca de las actividades cognitivas en la que ellos se involucraron después en su vida. El estudio, publicado en la revista de Neuropsiquiatría y Neurociencias Clínicas, encontró que aquellos que se dedicaban a actividades manuales como el tejer con aguja y tejer en crochet,  tendrían una poca probabilidad de desarrollar un leve deterioro cognitivo y pérdida de la memoria.

Aunque es posible que sólo las personas que están cognitivamente sanas persigan dichas actividades, aquellos quienes leen los periódicos o revistas o tocan música no mostraron beneficios similares. Los investigadores especulan que  las actividades manuales  promueven el desarrollo de vías neuronales en el cerebro que ayudan a mantener la salud cognitiva.

En apoyo de esa propuesta, un estudio de 2014 efectuado por Denise C. Park y sus colegas de la Universidad de Texas en Dallas, demostró que aprender a hacer colchas o hacer fotografía digital mejora la función de la memoria en los adultos mayores. Aquellos quienes participaron en actividades que no eran intelectualmente desafiantes, ya sea en un grupo social o solos, no mostraron este tipo de mejoras.

Dado que los contactos sociales sostenidos han demostrado que apoyan la salud y la longevidad, aquellos que desean maximizar el valor de la salud debido a las actividades manuales, deberían considerar unirse a un grupo de personas con gustos afines. Yo por consiguiente, trato de no perderme ni una sola reunión semanal de mi grupo de tejido.

 (Por: Jane E. Brody)
Link de referencia: goo.gl/DlTq7E